Derechos Humanos


Mensaje de Bienvenida

A la Comunidad de Nuevo León:

A partir de diciembre de 2011, gracias a la confianza del Gobernador del Estado, de las diputadas y diputados del Congreso del Estado, y sobre todo, de las ciudadanas y ciudadanos de Nuevo León, he iniciado un segundo período como Presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León.

Con el impulso ganado en los pasados cuatro años, especialmente en las materias de participación ciudadana, profesionalización del personal y adopción de estándares internacionales, reafirmo mi compromiso para esta segunda etapa de gestión de mantener e impulsar a la Comisión Estatal de Derechos Humanos como un organismo que cumple a cabalidad con el mandato constitucional que le da origen y se impone a sí misma nuevas metas que amplíen sus capacidades y su acción transformadora.

Los organismos no jurisdiccionales de protección de los derechos humanos, entre los que se sitúa la CEDH, han adquirido una especial vigencia y relevancia a partir de las reformas constitucionales en materia de derechos humanos de junio de 2011, que han puesto como las primeras y las más importantes obligaciones del Estado Mexicano la protección, garantía, promoción y difusión de los derechos humanos, tanto los expresamente mencionados por la propia Constitución, como aquellos proclamados en los tratados internacionales signados por México.

Este nuevo texto constitucional es el momento culmen de una evolución del derecho mexicano, al ampliar el concepto de garantías individuales otorgadas por el Estado hacia el más apropiado reconocimiento de los derechos humanos como intrínsecos a toda persona en virtud de su dignidad. De igual forma, resuelve el papel de los compromisos internacionales signados por México en el derecho interno, al reconocerles su plena vigencia a la par de la propia Constitución.
Además de esta modificación trascendental, la reforma de 2011 tiene también una componente coyuntural, al ser parte de un proceso de transformación institucional que busca perfeccionar el sistema de procuración y administración de justicia ante la presencia de organizaciones criminales de alcance internacional  que atacan a la dignidad, la libertad y la propia vida de las mexicanas y mexicanos. Las instituciones del Estado Mexicano han respondido a este reto mediante el uso legítimo de la fuerza, reconociendo que esa legitimidad proviene de su respeto a los derechos humanos, y de la sanción a quienes los violentan.

La reforma de 2011 está también en sintonía con la evolución de nuestro país y de nuestra entidad federativa en política social, que ha incrementado y mejorado el acceso a los sistemas de salud, de seguridad social, de educación y de empleo, los cuales constituyen también derechos humanos reconocidos, y cuyos estándares internacionales son lineamientos útiles para evaluar el desarrollo social integral de nuestra comunidad.

Para que este nuevo texto constitucional materialice en la vida cotidiana de las mexicanas y mexicanos todo su potencial transformador, es necesario que las instituciones del Estado, tanto las públicas como las privadas, incorporen la riqueza del derecho internacional de los derechos humanos, rediseñando sus políticas públicas y revisando sus criterios de acción a la luz de los tratados que México ha firmado con la comunidad internacional.

Es ahí donde los organismos no jurisdiccionales de protección a los derechos humanos tienen el mayor de los retos. Por su propia naturaleza, son las instituciones más avanzadas en el conocimiento y aplicación del derecho internacional de los derechos humanos, y por lo tanto tienen la tarea primordial de extender este conocimiento hacia todas las esferas de la autoridad emanada del Estado, y de la población titular de esos derechos.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León, durante la gestión que me ha sido encomendada, ha respondido y seguirá respondiendo a este reto con los compromisos de formar ciudadanas y ciudadanos conscientes de su dignidad y de sus derechos, de mantener diálogo permanente con las autoridades para el perfeccionamiento de sus políticas públicas, y sobre todo, de trabajar otorgando el mayor de los esfuerzos de las servidoras y servidores públicos que en ella laboran.

Espero sinceramente que esta página web le otorgue a Usted, estimada o estimado lector, la información que requiere para conocer nuestra tarea y los resultados que estamos ofreciendo, y sobre todo, le anime a ser parte de este compromiso ciudadano de promoción de la paz, el desarrollo y el respeto a la dignidad de las personas.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos tiene siempre las puertas abiertas para Usted.

 
DRA. MINERVA MARTÍNEZ GARZA
PRESIDENTA
footer